Empezando a ver la luz

Después de varios meses de trabajo, de hacer fotografías, de descartar muchas, pensar sobre ellas, ordenar, volver a pensar, reordenar, hartarme de todo, olvidarme y volverlo a retomar, creo que es hora de que "I'm still looking for my own Jane Gallagher" vaya viendo algo de luz.

Lo que empezó en el verano de 2013 en respuesta al estímulo de un taller ("todo está contado menos tú"), se ha convertido en algo que ha tomado cuerpo fotográfico y también físico, pues será un fotolibro.

 

Si tengo que destacar algo de todo este tiempo conviviendo con las imágenes que forman parte de este proyecto, sería sin duda el conocimiento de uno mismo. También el aprendizaje y el crecimiento. Hace apenas un año no me planteaba nada de ésto, aunque lo buscaba. Y por fortuna lo encontré. Si no todas las respuestas, al menos las necesarias para empezar a ordenar mis ideas e ir en busca de lo deseado.

 

También resulta curiosa la sensación de que algunas veces las fotografías te indican el camino a seguir, que el proyecto parece tener vida propia y mutar de un planteamiento a otro. Me gusta pensar que hay un componente muy grande de azar en lo que hago. Y debe ser así, porque si lo controlamos todo, ¿dónde está la aventura?.

 

Porque eso es lo que está siendo todo esto. Una aventura. Algo que no sabes por donde te va a llevar y que sólo puedes descubrirlo cuando sales a buscar respuestas, o plantear preguntas, con la cámara en la mano.

 

Creo además que con este trabajo dejo atrás una etapa en la que no terminaba de encontrarme (con algunas buenas excepciones), para abrazar una filosofía, un método, unos principios, unas ideas, que quizás siempre estuvieron conmigo, pero que ahora conozco cara a cara.

 

Me ha costado varios años, pero encontré mi camino.

 


"Creo que cuando las imágenes se han tomado de forma irreflexiva e irracional es cuando cobran vida; cuando dejan de mostrar, para ser".

Jacob Aue Sobol.

<< >>