Los teóricos de la fotografía

No dejo de tropezarme.

 

La última piedra se llama "El acto fotográfico" de Phillipe Dubois. Antes lo fueron Momeñe, Sontag, Fontcuberta, Kossoy…Como honrosas excepciones figuran Barthes (cómo no) y Freund. Miedo me da aventurarme con otros ensayistas. Me viene a la mente una frase leída de Frank Zappa: “Escribir de música es como bailar de arquitectura”. Y Lewis Hine decía, y es bien sabido, que “si pudiera decirlo con palabras, no iría todos los días cargado con mi cámara”. Entiendo la necesidad humana de comprender, clasificar, categorizar, poner en orden el conocimiento…pero esa necesidad de análisis puede ser contraproducente, forzada, vacía, incomprensible.

 

Ningún ensayo me ha aportado nada más allá del punctum/studium y ya hasta eso lo dudo. La crítica y el ensayo fotográfico crecen como las setas en otoño y yo ya me he cansado de salir al campo. Por supuesto que mucha gente opina lo contrario. No voy a ir yo contra los tótems inamovibles que representan ciertas obras porque llevo las de perder. Simplemente, detecto una soberbia y petulancia intelectualoide en estos libros, que su lectura me provoca rechazo y no paso del primer capítulo. Con Susan Sontag lo he intentado varias veces y lo dejo en cuanto detecto ese tufillo a prepotencia. Otros sí los he leído completamente y me he quedado igual. Tampoco estamos para perder el tiempo. Tengo varios libros con el marcapáginas fijo casi al comienzo.

 

Esta reacción obedece a la última piedra del camino. Libro recomendado por un fotógrafo reconocido en un taller (me guardo el nombre) hace varios años, lo encontré la semana pasada en una librería en mi último viaje, y me dije “vamos a darle la oportunidad”. Error.

 

Un ensayista fotográfico que no hace fotos es un sinsentido, alguien que sólo sabe la mitad de la historia. Y si hace fotos, habla con sus imágenes. No hay necesidad de verbalizar algo que probablemente no lo necesite y que además no sea fácil.

 

Esta reflexión me lleva a otro punto, la obligación de justificación que parecemos tener los que fotografiamos, idea que desarrollaré con tiempo y ganas.

¿Un año en blanco?

Ha pasado un año ya desde la última vez que escribí aquí. Parece que el 2016 no ha sido muy prolífico en palabras, pero sí lo ha sido en fotografías, viajes, libros y experiencias.

Y es que con las horas devoradas por un trabajo diario, el tiempo que dedico a sacar adelante mis proyectos ha decrecido. No obstante, aunque este tiempo es menor, sin duda es más intenso: estoy inmerso en la construcción de varias ideas, algunas ya asumidas y otras sorpresivamente descubiertas.

 

He de admitir que para mí, no solo este año, sino también el 2015, ha sido el de una interesante evolución, tanto en los temas que me interesan y fotografío, como en su representación. Cada vez se me hace más difícil mirar en blanco y negro, aunque SISTEMA, una idea que dura ya varios años y quien sabe cuando acabará, debe ir en ese sentido.

 

También tengo un renovado interés por el color, por su estética y su realismo. Hasta he abandonado, al menos un poquito, la oscuridad de la noche, pero sin alejarme demasiado: PLAYGROUND, la idea que no puedo sacarme de la cabeza por ahora, se nutre de ella.

 

Seguramente el próximo año tampoco vea el final de ninguno de estos proyectos, y no me importa. Asumo que es un viaje de largo recorrido y estoy disfrutando mucho con lo que estoy obteniendo.

 

Ahora se entiende que haya cuestionado el título de este texto, porque si los años que vienen son como éste, ojalá sean todos "en blanco"...

Adiós 2015

Hace varios meses que no escribo aquí. Meses en los que han pasado cosas buenas y malas. No obstante, la fotografía sigue acompañándome, y aunque aquí no se manifieste, trabajo en varios proyectos. En silencio, a mi ritmo.

Uno de ellos ya lleva algunos años conmigo, y todavía le queda mucho para ver la luz. El otro, comenzado durante este 2015 que nos dejará pronto, también viene de una idea antigua. Y fotos que hago sin saber por qué, ni donde encajarán. Fotos a color, que nunca he olvidado del todo pese a prodigarme más en su ausencia.

 

Espero que 2016 sea productivo, en este ámbito y en la vida en general. Nos iremos viendo por aquí.

Taller y retiro rural con David Jiménez en Sevilla

Gracias a El Fotómata, genial sala de exposiciones y escuela de fotografía sevillana, en mayo estaremos de retiro rural y taller con el no menos genial David Jiménez. La cosa promete, tanto por el taller, la convivencia, y el entorno tranquilo y alejado del bullicio urbano. Deseando estoy...

"I'm still looking for my own Jane Gallagher" en la exposición SCAN Photobooks en Barcelona

Del 5 al 27 de febrero, la exposición de fotolibros de SCAN Photobooks se podrá ver en Barcelona, en la galería The Folio Club. Al igual que la exposición del pasado otoño en Tarragona, mi fotolibro "I'm still looking for my own Jane Gallagher" formará parte de la muestra.

 

"The Folio Club presenta SCAN PhotoBooks, una exposición que reúne más de 80 libros de fotografía en su mayoría autoeditados, fruto de la convocatoria realizada por el festival Scan Tarragona. En esta edición, comisariada por Roser Cambray, se mostrará una amplia variedad de fotolibros y fanzines fotográficos de ámbito nacional e internacional realizados en los últimos tres años. Podremos encontrar desde pequeñas editoriales que han apostado por autores emergentes, haciendo modestas tiradas, pero sin duda personales y únicas; así como autores y fotógrafos que han decidido autopublicarse. Por segundo año consecutivo, The Folio Club acoge en Barcelona esta exposición que pone de manifiesto la calidad de las publicaciones de los creadores que utilizan la autoedición, no sólo como medio de expresión, sino también como carta de presentación de sus proyectos. La exposición, que se inaugura el 5 de febrero a las 19.30h se podrá visitar hasta el día 27 del mismo mes en The Folio Club."

La segunda edición de "I'm still looking for my own Jane Gallagher", ya disponible

Tres meses después de agotarse la primera edición de mi fotolibro "I'm still looking for my own Jane Gallagher", ya está disponible la segunda edición del mismo.

Manteniendo el mismo formato y diseño, la novedad es la inserción del texto en inglés que no aparecía en la primera edición. También el precio se mantiene. Puedes comprar tu ejemplar aqui.

Acabando el año con Ricky Dávila en Bilbao

Los días 20 y 21 de diciembre regreso a Bilbao para asistir a un taller con el fotógrafo Ricky Dávila, en el CFC, Centro de Fotografía Contemporánea.

© Ricky Dávila
© Ricky Dávila

Siempre tengo motivos para volver a Bilbao, y en esta ocasión alargo la estancia un par de días más. Actualmente, y después de la publicación de I'm still looking for my own Jane Gallagher estoy trabajando en otro proyecto de largo recorrido, que espero concretar con este taller y a lo largo de 2015.

 

Volver a Bilbao es, sin duda, un broche de oro a este año 2014, que tan bien me ha ido.

Imágenes de "I'm still looking for my own Jane Gallagher" en SCAN Photobooks

Como anuncié en su momento, mi fotolibro "I'm still looking for my own Jane Gallagher" fue seleccionado para participar en la exposición SCAN Photobooks, dentro del festival internacional de fotografía SCAN Tarragona.

Hoy quiero enseñaros estas imágenes enviadas por la comisaria de la exposición, Roser Cambray, donde podéis ver el espacio expositivo y mi fotolibro en la muestra. ¡Gracias Roser!

Participación en el taller "El proyecto personal fotográfico" en ForoSur Cáceres 2014

Del 22 al 24 de Octubre participaré en el taller "El proyecto personal fotográfico: Pensamiento, desarrollo y difusión de la obra de arte fotográfica en el mundo actual", dentro de las actividades programadas en FOROSUR Cáceres 2014.

Este taller será impartido por Rafael Doctor Roncero, el que fuera director del MUSAC de León y actualmente gestor cultural y comisario de numerosas exposiciones, así como el creador de la editorial EBIU, centrada en libros de artista, libros de historia de la fotografía y literatura.

I'm still looking for my own Jane Gallagher, agotado

Hoy se han agotado los últimos ejemplares de "I’m still looking for my own Jane Gallagher" que estaban disponibles directamente a través de mí.

Muchas gracias a todos aquellos que se han interesado por mi trabajo y han adquirido un ejemplar (o varios). El alcance del libro ha sido mucho mayor de lo que me había imaginado y los cien ejemplares se han repartido por Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, España, Francia, Inglaterra, Italia, Japón, Países Bajos, Portugal y Suecia. Gracias también a aquellos que con sus palabras han ayudado a difundir el libro y a que éste ganara peso.

Todavía quedan algunos ejemplares disponibles en las siguientes librerías:

Copias de Autor (España)

L'Ascenseur Végétal (Francia)
PhotoBookStore (Reino Unido)
Flotsam Books (Japón)

 

Una vez más, gracias a todos, por todo.

"I'm still looking for my own Jane Gallagher", seleccionado para SCAN Photobooks

Estoy muy contento de anunciar que mi fotolibro "I'm still looking for my own Jane Gallagher" ha sido seleccionado para participar en la muestra SCAN Photobooks, dentro del festival internacional de fotografía SCAN Tarragona.

La misma muestra se exhibirá de nuevo en Barcelona en febrero de 2015, en la galería The Folio Club. Todos los detalles se pueden conocer en la web oficial del festival.


Esto es sin duda un enorme aliciente y una gran recompensa a todo el trabajo realizado y a los muchos meses de pruebas, decisiones y dolores de cabeza.


Simplemente, feliz.

Jane Gallagher en la librería virtual de Josef Chladek

Mi fotolibro "I'm still looking for my own Jane Gallagher" aparece desde finales de agosto en la librería virtual de Josef Chladek, al cual agradezco enormemente la difusión que ha dado al mismo.

"The book reveals something I consider common in people and some life parcels: the problems, own or other, to access what you want." - Juan Hernández' "I'm still looking for my own Jane Gallagher", this is such a wonderful small book, very high on my 2014 black and white list so far, and quite cheap for what you get!

Josef Chladek

Jane Gallagher, un mes después...

Aunque "I'm still looking for my own Jane Gallagher" no salió a la venta en una fecha concreta, suelo decir que fue el 25 de Julio de 2014 cuando vio la luz "oficialmente"...

Un mes escaso después, de la tirada inicial de 100 ejemplares, ya se ha vendido más de la mitad, viajando a día de hoy a diversos puntos de España, Francia, Alemania, Austria, Dinamarca, Australia, Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Suecia, Italia, Países Bajos y Japón.

 

Sobra decir que estoy muy feliz con la respuesta de la gente, es algo que sin duda aumenta la confianza en uno mismo y en el trabajo realizado.


Quiero agradecer una vez más (ya he perdido la cuenta de los agradecimientos) a todos los que se han interesado por el trabajo, a los que lo han comprado y a todos los que me han ayudado y animado a sacarlo adelante...

 

¡Gracias!

Sobre Jane Gallagher (...y II)

Ya hablé del cuerpo de Jane Gallagher, hoy le toca al alma...

36 imágenes a la deriva entre dobles sentidos, significados ocultos, promesas incumplidas...

 

¿Por qué estas fotografías y no otras? Pregunta de difícil respuesta. ¿Las mejores imágenes se consiguen conscientemente o dejándose llevar? ¿Sabemos lo que tenemos dentro y lo que queremos sacar?

 

“I’m still looking for my own Jane Gallagher” ha sido mi primer proyecto digno de ese nombre. Algo meditado profundamente y a lo largo de casi un año. La idea inicial fue sintetizar 30 años de vida para hablar de mí mismo. Pero pronto quedó patente que el proyecto casi tenía vida propia, que las fotos venían solas, o no venían. Desesperación, euforia...un largo camino cristalizado en el fotolibro que ya muchos tienen en su estantería. Ha llegado mucho más lejos de lo que podría haber imaginado.

 

¿Y de qué trata “I’m still looking for my own Jane Gallagher”? Es absurdo intentar establecer una dinámica a la hora de mirar e interpretar las imágenes que componen el libro. Barthes estableció con su studium y punctum los grados de implicación con la imagen observada, pautas que yo llevo más allá de la fotografía. Lo que para unos es anodino o carente de significado, para otros se vuelve vital, punzante. Aquí conecto con las teorías de equivalencia de Alfred Stieglitz o Minor White: lo que se fotografía se corresponde de una manera tremendamente íntima con experiencias y sensaciones vividas, raramente compartidas con la inmensa mayoría de observadores. La imagen es única, las reacciones infinitas.


No he desvelado mucho acerca de la historia narrada en“I’m still looking for my own Jane Gallagher”, y expuesto lo anterior, no creo que sea relevante.


"Lo mejor que el mundo tiene está en los muchos mundos que contiene”. Eduardo Galeano.


Pistas: hay reflejos de experiencias, buenas y malas. Una búsqueda, decepciones, esperanzas. No es un trabajo negativo, al menos no es la intención. Mi trabajo ha consistido en plantear una situación; ahora es tarea del observador resolverla.

 

Ninguna de las imágenes ha sido “provocada”, en el sentido de haber sido creada o escenificada. Creo firmemente que el juego, el desafío, de la fotografía está en dotarla  de un significado distinto al aparente, un nuevo significado intenso y personal. Asimismo, aunque no siempre aplicable, la fotografía viaja con nosotros desde mucho antes de darle forma. Cuando empecé a madurar la idea de “I’m still looking for my own Jane Gallagher”, mi tarea inicial fue establecer un conjunto de conceptos que trasladar a la imagen. Una vez interiorizados (o asumidos, reconocidos, si ya estaban dentro de mí), no había más que hacer que vivir y esperar a reconocer esa forma y momento adecuados. No hablo del “instante decisivo”, no me llama la atención Cartier-Bresson (no hay punctum, usando la teoría de Barthes). Hablo de saber que lo que estas viendo/experimentando es tu foto, eres tú mismo, tu reflejo, tu equivalente (otra vez Stieglitz).


Esto es, en esencia, I’m still looking for my own Jane Gallagher. ¿El título? Bueno, ya lo sabéis…me gusta Salinger. Y otra de esas cosas buenas de la vida es conectar con algo en el momento idóneo, cosa que me sucedió con “El guardián entre el centeno”.

 

Alguien dijo una vez que los mejores libros son aquellos en los que querrías ser el protagonista. ¿Cómo no querría ser yo como Holden Caulfield?

Sobre Jane Gallagher (I...)

Hace algunos días comenté que quería exponer brevemente  algunos aspectos sobre cómo “I’m still looking for my own Jane Gallagher” pasó de ser de una idea a un fotolibro físico. Obviando el proceso lógico de comenzar explicando porqué esas fotos, ese título, el proceso creativo y demás, voy a centrarme en un primer momento en el objeto como tal, el libro, y empezaré por lo más inmediato...


Un sobre que es más que eso.

Elemento protector y a la vez importante para la experiencia del libro. Rojo traslúcido o intenso según la luz incidente y el ángulo desde el que se mira. Envuelve el misterio que supone no saber en un primer momento qué se tiene en las manos, sensación acentuada por la ausencia de títulos o referencias al uso, ya en el propio libro.

 

“La fotografía es un secreto dentro de un secreto”. Diane Arbus.

La “no-encuadernación”.

 

Lo tenía muy claro. Nada de tapas duras. Nada de un libro típico. Estático, inamovible, un tótem. No. Lo mínimo exigible para su armado. No siempre fue así. Pero así se ha quedado. Sólo las imágenes, sólo el papel. Su tacto, también parte importante de la experiencia. El mensaje, la esencia, nada de adornos gratuitos.

¡Gracias!

Hace bastante tiempo que no publico algún post en este blog. Tal vez no tenía nada que decir, o esperaba algo importante para compartir. Ese algo llegó hace dos semanas, cuando tras mucho trabajo, casi un año, y muchos quebraderos de cabeza, la tirada inicial de “I’m still looking for my own Jane Gallagher” llegó a casa. Dos semanas también desde las primeras ventas. Sólo hace dos semanas, y sin embargo, el alcance que ha tenido el libro me sigue sorprendiendo.

Estas líneas son un sincero agradecimiento a todos los que han hecho posible, primero, que el fotolibro viera la luz. Como corro el riesgo de olvidarme de algunas personas, extenderé mi agradecimiento a todos aquellos con los que he compartido mi vida, mucho o poco tiempo, pues algo de todos ellos se queda en uno mismo y lo acompaña hasta el final, o en este caso, hasta la consecución de un objetivo, mi fotolibro.

 

En segundo lugar, evidentemente, mi agradecimiento a todos los que en estas dos semanas han comprado ejemplares del fotolibro. Muchos de ellos en España, pero también Francia, Inglaterra, Países Bajos y Japón. Japón...éste último caso me sigue sorprendiendo. Que alguien en un país tan lejano se haya interesado por mi trabajo, y en este caso en particular para venderlo en una librería de Tokio, es algo que jamás hubiera pensado.

 

Estos días iré publicando unos breves textos explicativos sobre algunos aspectos del fotolibro, tanto físicos como conceptuales. Quiero compartir el proceso que ha llevado a “I’m still looking for my own Jane Gallagher” de una idea intangible a ser el objeto físico que muchos tienen ya en sus manos.

 

De nuevo, gracias. Gracias a todos.

Reflexiones sobre mi trabajo

Una de las mejores cosas que me ha enseñado la fotografía ni siquiera tiene que ver con la fotografía. Ha hecho que me cuestione todo o casi todo. Incluida la misma fotografía. Toda esta breve disertación está relacionada con el hecho de que tras un breve parón en mi práctica fotográfica, y con un fotolibro acabado y listo para imprimir, me cuestiono qué busco con mi trabajo, para qué lo hago y para quien.

A la primera pregunta, aún le estoy buscando respuesta con cada foto que hago. Para qué y para quien...creo que en estas dos cuestiones me he dejado llevar por algunas corrientes actuales, por personas y e ideas que no son las mías. Para qué lo hago...por necesidad diría yo. No podría no hacerlo. ¿Y para quien? Quizás sea esta la gran pregunta.

Siempre digo que una imagen no está completa hasta que alguien la mira y la interpreta, en base a sus conocimientos o sus experiencias. Y de esta afirmación se podría deducir que inevitablemente el fin de una imagen es ser observada. ¿Pero actualmente vemos las imágenes? Digo esto porque en esta realidad saturada, saturadísima de imágenes, precisamente lo más cómodo sería lo contrario. Ver y no mirar.

Hay ciertas cosas que no me gustan del “postureo artístico”. De lo que sea. Pero me centraré en la fotografía. No me gusta la liturgia, la importancia, que se le da a algunas cosas que para nada la tienen. No me gustan las modas, nunca me han gustado y quien me conoce bien lo sabe. No me gusta el “establishment” de galerías, el mundillo artístico, que para nada tiene que ver con el arte en sí.

Volviendo a la pregunta esencial, ¿Para quién hago las fotos?...No, no las hago para los demás, no es su meta final, aunque por supuesto, las imágenes sean visibles. Otra de mis sentencias siempre ha sido que mis imágenes, las buenas, las mías de verdad (que no son ni mucho menos todas ni gran parte de todo el trabajo que llevo hasta ahora), responden a una necesidad de sacármelas de dentro. Y ya está. No busco la aprobación de nadie. No tengo que justificar lo que hago ante nadie, salvo ante mí mismo.

Pero sí, las imágenes se crean para ser observadas. ¿Pero cómo, en qué condiciones?

Hace algo más de un mes acabé de editar y preparar, tras cuatro maquetas, mi libro “I’m still looking for my own Jane Gallagher”. Después de un mes en el dique seco fotográfico, que no mental, me encuentro con toda la problemática expuesta.

Me encantan los fotolibros, mucho. Y tengo presupuestos de varias imprentas para sacarlo adelante. Pero al igual que la saturación de imágenes individuales que nos abruma diariamente, existe una saturación en cuanto a fotolibros. Y por este motivo, y por algunos más, creo voy a aparcar por el momento la publicación de “I’m still looking for my own Jane Gallagher”.

No estoy ni mucho menos tan metido en ese mundo como otras personas que conozco, pero por lo poco que sé, y gracias a la autoedición, es ingente la cantidad de títulos que inunda el mercado. Y por todo esto me pregunto qué sentido tiene contribuir a esa saturación. Un libro más, el mío, ¿qué importa? Si una de las posibles respuestas a la pregunta ¿para qué hago lo que hago? es para difundir mi obra y que se conozca, hay otros métodos para ello.

Así pues, y sin abandonar del todo la idea de la publicación, utilizaré otros medios, más coherentes con mis ideas. Y seguiré haciendo fotos y sacándome cosas de dentro, motivo principal y casi único del porqué hacer fotos.

Hacía mucho tiempo que no escribía tanto, pero llevaba días, semanas, rumiándolo...

Empezando a ver la luz

Después de varios meses de trabajo, de hacer fotografías, de descartar muchas, pensar sobre ellas, ordenar, volver a pensar, reordenar, hartarme de todo, olvidarme y volverlo a retomar, creo que es hora de que "I'm still looking for my own Jane Gallagher" vaya viendo algo de luz.

Lo que empezó en el verano de 2013 en respuesta al estímulo de un taller ("todo está contado menos tú"), se ha convertido en algo que ha tomado cuerpo fotográfico y también físico, pues será un fotolibro.

 

Si tengo que destacar algo de todo este tiempo conviviendo con las imágenes que forman parte de este proyecto, sería sin duda el conocimiento de uno mismo. También el aprendizaje y el crecimiento. Hace apenas un año no me planteaba nada de ésto, aunque lo buscaba. Y por fortuna lo encontré. Si no todas las respuestas, al menos las necesarias para empezar a ordenar mis ideas e ir en busca de lo deseado.

 

También resulta curiosa la sensación de que algunas veces las fotografías te indican el camino a seguir, que el proyecto parece tener vida propia y mutar de un planteamiento a otro. Me gusta pensar que hay un componente muy grande de azar en lo que hago. Y debe ser así, porque si lo controlamos todo, ¿dónde está la aventura?.

 

Porque eso es lo que está siendo todo esto. Una aventura. Algo que no sabes por donde te va a llevar y que sólo puedes descubrirlo cuando sales a buscar respuestas, o plantear preguntas, con la cámara en la mano.

 

Creo además que con este trabajo dejo atrás una etapa en la que no terminaba de encontrarme (con algunas buenas excepciones), para abrazar una filosofía, un método, unos principios, unas ideas, que quizás siempre estuvieron conmigo, pero que ahora conozco cara a cara.

 

Me ha costado varios años, pero encontré mi camino.

 


"Creo que cuando las imágenes se han tomado de forma irreflexiva e irracional es cuando cobran vida; cuando dejan de mostrar, para ser".

Jacob Aue Sobol.

Fin de semana de fotolibros

Recien llegado de Sevilla, donde este fin de semana he asistido a un taller de fotolibros con Enric Montes en El Fotómata. Experiencia enriquecedora, esa es la palabra, con una buena aceptación de mi maqueta, a falta de pulir algunos aspectos.

Gracias a Enric, por todo. A mis compañeros Pako, Marta, Mariluz, María José, Pepe y Jaime, por los buenos ratos pasados. A El Fotómata, por organizar estos talleres tan imprescindibles. Y a Chari, Javi, Elías...por animarme a asistir al taller. Hubiera sido un fallo no hacerlo. Gracias.

Taller de fotolibros con Enric Montes

A finales de Marzo tendré el placer de volver a Sevilla, y más aún, volver a El Fotómata, para asistir a un taller de creación de libros de autor con Enric Montes. Como siempre, será un lujo compartir charlas, conocimientos y experiencias con la gente de El Fotómata y de Sevilla.

Como muchos sabéis, me encuentro inmerso en el proceso de edición y producción de lo que espero sea mi primer fotolibro, "I'm still looking for my own Jane Gallagher", del cual ya hay una maqueta. La realización de este taller no puede llegar en mejor momento.